Genio y locura

Genio y locura

Arriba: La cote d’amour de la Collection de l’art brut Lausanne

Lombroso fue un criminólogo y médico italiano, que presento un acercamiento a esta premisa, en donde me parece que algunos entendieron que uno u otro van forzosamente unido a las capacidades del individuo y en donde por ejemplo al genio solo por ser genio  se le podría encontrar “peculiaridades enfermizas” y que quizás al que padece algún trastorno mental  debe forzosamente poseer rasgos de “genialidad”, a título personal creo que aunque por supuesto hay algunos casos, no siempre es así, no forzosamente.

 

Por supuesto que esto es un tema polifacético que podría inspirar innumerables debates desde muchas perspectivas.

Me atrevo a sugerir que una de las cosas importantes que podríamos concluir dentro de esto, es que, en cuanto a las manifestaciones artísticas desarrolladas por personas con un trastorno mental severo, es que podríamos dar un paso atrás y sin juzgar o calibrar pudiésemos analizar lo que vemos de la forma más desprejuiciada posible.

Me inclino a pensar que de forma general en nuestro proceso mental, cual pirámide de valores, que cada uno poseemos a través de conocimientos y experiencias pudiéramos hacer reajustes y sobre esa base llegar a valoraciones con distintos fundamentos;  con naturalidad, con responsabilidad y  sin morbo alguno permitirnos adentrarnos a un mundo maravillosamente desconocido.

 

 Lo anterior no es nada fácil pues nos orilla a deshacernos de ideas preconcebidas, pero aquellos que lo consiguen podrán alimentar su alma con obras más interesantes pues no hay mayor obstáculo para gozar de una obra de arte que las costumbres y prejuicios.

 

Si seguimos insistiendo en querer ver en todas las obras milimétricamente lo que hay en la realidad será mejor que compremos una cámara fotográfica, pues solo así se conseguirá una copia fiel, y no, no es que este en contra de la fotografía ni de la realidad misma, es solo que me pregunto

 ¿por qué no nos damos una pequeña licencia renunciando a la indignación al ver colores o formas diferentes en un cuadro y así  apreciar y solazarse de obras que nos inviten a la reflexión o al entendimiento?


Laminas arquitectónicas  (12)

Laminas arquitectónicas (12)

Despacho deserta de concurso porque ningún arquitecto se enojó durante elaboración de proyecto

Despacho deserta de concurso porque ningún arquitecto se enojó durante elaboración de proyecto